3 de agosto de 2017

VI MARCHA MOUNTAIN BIKE CIUDAD DE CANTALEJO

Sin duda, la sorpresa de este año, en cuanto a recorrido de mountain bike, va a ser esta marcha.

Diversas circunstancias hacen que me apunte a última hora, carrera contrareloj para tener la bici preparada (arreglas una cosa y descubres otra... Gracias a Bicicletas Melero por el cierre de la tija) y cambiar el chip para las ruedas gordas.

A pesar de estar al lado y tener ya el dorsal, entre saludar y prepararme, ni caliento (para variar). El breve tramo neutralizado por Cantalejo nos deja en el camino a Segovia a mil por hora, con una visión limitada al 50%, polvo hasta las orejas y rodando en un pelotón carretero hasta la primera subida.



En el vídeo podéis ver la velocidad del tramo neutralizado y los casi 4 minutos que tardamos en pasar los, algo más de 400, participantes.

Las primeras bajadas por pista me hacen soltar rueda (para no perder la costumbre) y tengo que remontar en las dos primeras subidas. Enlazo con Joaquín en el vadeo del río, tras un revolcón, me dice que está bien y no paramos. Aunque el terreno está bastante roto la sombra de la chopera y el bonito valle se disfruta. Comenzamos la subida de los caños y pienso en apretar, pido paso y me voy un poco, pero cuando llegan la zona con más piedras, Joaquín con la doble me recorta, me pasa y me deja. Por detrás hemos soltado a otro corredor y disfruto solo del tramo de bajada, el primer sendero con flow del día. Menudo tramo de piedras, subida aunque bastante tendida, de tirar de riñones e ir concentrado en la trazada. Un tramo muy chulo. Antes de llegar al Cubillo me alcanzan varios corredores y en el tramo de pista alcanzamos a Joaquín. Trato de comer y beber aunque no es fácil. El ritmo es alto durante todo el tiempo. Siguiendo con el guión previsto, me suelto de parte del grupo en una pista de bajada con algunos bancos de arena. El polvo que levantamos es increíble.

Voy viendo gente pero poco a poco se van. Dejamos Arahuetes (Sagrillas para los seguidores de la serie Cuéntame) y volamos por un divertido sendero de bajada, con algún tobogán, hasta Pajares de Pedraza. Allí nos juntamos por primera vez con los participantes de la marcha corta. Subida dura, rota, pero corta. Seguimos subiendo por un falso llano hasta cambiar de rumbo y tomar otro sendero de bajada, rápido y trepidante hasta tomar la pista y comenzar la subida al punto geodésico. Parece que he recortado y llevo gente cerca, aunque al ir mezclados cuesta saberlo. La subida acaba en un nuevo bucle que nos separa de la corta y hace que volvamos a adelantar gente, ya de continuo hasta meta. La bajada por el pinar sigue en la línea de la prueba, rápida, con una trazada estrecha y con sombra. Los últimos 5 kilómetros se hacen algo pestosillos aunque con algún repecho que tenía su gracia. Unos últimos bancos de arena y meta.
Ojo, que el de la barba no soy yo...

¡Que velocidades! Cuanto sendero y cuanto flow en a penas 2 horas y media.

Y ahora toca recuperar, limpiar bici, ducha, piscina, barbacoa, charla con los colegas... ¿Qué más queremos? Pues solo falta una cosa, dar las gracias a todos los patrocinadores, al ayuntamiento de Cantalejo y en especial a Alex, de Orbea, por el esfuerzo de sacar adelante esta marcha. ¡Nos vemos el año que viene!

Os dejo, como siempre, mis datos de Strava y la clasificación (aunque como única pega, no es muy fiable).
Alex Cabellos y Juan Montoya en la presentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario