8 de agosto de 2017

IV TROFEO FUENCALIENTE DEL BURGO

Esta vez empezaré por el final. Cuando estaba bajándome de la bici, un niño me pregunta: ¿Quién ha ganado? Le digo que no lo sé. Sigue preguntando: ¿Pero tú has ganado? No, yo he llegado el último. Entonces -sigue el niño- tú has perdido ¿No?

Tras la demoledora reflexión de un niño de unos 8 años, portando una camiseta de la selección argentina de fútbol, guardo la bici pensando que es posible, todo el que no gana, pierde, en ciclismo además no hay empate. Si no ganas, has perdido.

Puf, si no fuera porque el cansancio no me deja pensar mucho... madre mía. El caso es que ahí estamos, el último con el primero, sin saberlo aún, charlando. Las dos caras de la moneda, el ganador, el perdedor.

Sin más pretensión que la de recordar batallitas y compartir información sobre lo que más nos gusta: la bici. Este blog, desde su título, es un guiño personal a los que solemos acabar los últimos del pelotón, nada más. Una crónica del que siempre coge la escapada equivocada... ¿El perdedor?

Así que dejando en el aire estas reflexiones, os cuento: El domingo lo pasamos bien, sufrimos y dimos todo lo que teníamos en las piernas y en el corazón (literalmente). Sabía que el viento y un pelotón de unos 50 corredores iban a endurecer la carrera minimizando el ancho de la carretera a una fatídica (para mi) palabra: la cuenta.

Aunque el aire iba en incremento, tomo la salida con ganas y cierta calma mientras esperamos que arreglasen un pinchazo en la parte neutralizada. La calma duró poco, nada más girar la carretera y dar el aire de costado y a favor, comenzaron las arrancadas, los tirones y los cortes. Prácticamente toda la primera vuelta, unos 30 kilómetros, fue una lucha constante por saltar de un pelotón que se hacía jirones y se cosía sin parar. En la subida, con aire de cara, trato de coger aire y colocarme bien. Salto un par de veces. No cuaja. Recuperación. Cuando acaba un repecho, o veo que llega un cruce me colocó delante. Parece que la táctica funciona, sigo en carrera. Aunque si os digo la verdad, voy con el agua al cuello.

Por mi cabeza pasa la idea de pararme en meta. Esto no es Mtb, ni una marcha. Llevo casi una hora por encima del 90% de mi pulso y llevamos poco más de 30 kilómetros a 41 km/h de media, tratando constantemente de ir en la posición menos incómoda, entre tragar aire o cuneta. Algún amigo me empuja, algún otro (que no sé como llamar) me aparta. Paso por meta. Parece que ya se han escapado un Orquin y un AC, así que el pelotón se pone en modo de captura y aunque la velociad no baja tenemos algo de descanso al no ir tan encunetados. Pero, nuevamente, lo bueno dura poco.

Después del segundo paso por el alto de la Alcubilla giramos y el aire vuelve a dar de lado y frontal. Consigo remontar en un par de ocasiones a posiciones delanteras pero pierdo la plaza en un visto y no visto. Las fuerzas ya no tapan las carencias de no ir bien pegado a rueda, rozando el borde de la carretera. Voy tirando fichas como si estuviera jugando en un casino. Tengo la sensación de que el agua no hidrata, que el gel no llega al estomago y que a las piernas le da un sol más cercano. Paso por meta, nuevo circuito. Ahora viene mi terreno. ¿Seguro?

Seguimos con esa dirección incomoda de aire y no hay alivio cuando llega la subida. No consigo remontar posiciones y antes de lo que pensaba giramos a izquierdas y llega la bajada, con aire de culo y carretera estrecha y bacheada. Voy muy atrás. Pita un coche. Soy el último. Pasamos un pueblo, curva cerrada. Pierdo rueda. Rezo porque paren un poco. Trato de coger la rueda un coche, de otro, de un tercero. Giro a derecha. Los tres coches me tapan la trazada buena, giro en rampa y la tomo por fuera intentando no perder velocidad... Game Over.

Sigo a ritmo, pero las pulsaciones bajan. La cabeza desconecta. Las piernas piden paz. Poco a poco voy bajando el ritmo pero no me pasa la moto de cierre. Pasado un buen rato veo que me alcanzan varios corredores. Son Master 60. Me dicen que aun queda gente por detrás. Pregunto a la moto que viene con ellos. Me dice lo mismo, que vienen algunos corredores por detrás. Vamos, que estás en "carrera". Bueno, pues ayudaré un poco a la pareja hasta meta al menos y ya me quedo. Al llegar a meta me doy cuenta que no tengo las llaves del coche y no he visto a nadie. Paro, no paro. Bueno, voy a seguir hasta la subida que es donde estaban antes las chicas y me doy la vuelta. Uhm. Pues no están. ¿Pero que demonios hago yo dando otra vuelta? Puff, pues nada. Vamos a tomárnoslo como un entrenamiento. Seguimos sin ver la moto de cierre. Pero tampoco vemos a nadie por detrás. Así pasan los kilómetros. 114. Los Master 60 esprintan (sin saberlo creo) por la tercera plaza. Fin.


Me voy enterando de varias caídas (eso sí que da rabia), dicen que se retrasa la entrega de premios, así que voy recuperando el ánimo con la comida y la bebida que ofrece el pueblo, tanto a corredores como a acompañantes. Un lujo.

Ha sido un fin de semana completo. Paseo por el cañón del río Lobos, camping, piscina, carrera, macarronada, piscina, chiringuito... ¿Cómo se lo explico eso al niño con la camiseta de Tevez?

Reconocimiento especial a los organizadores de la prueba, que se vuelcan con los corredores, al igual que el público que nos anima en el paso por los pueblos, sobre todo en el pueblo de Orillares. Increíble la gente. Gritando a nuestro paso como si estuviéramos en el Tour de Francia y aguantando hasta al final, animando por igual desde los primeros a los últimos. Cosas que no se olvidan.

Como siempre os dejo mis datos de Strava y la clasificación, por cierto, en realidad no me dejaron ni ser el último... fui el penúltimo jejeje.


2 comentarios:

  1. Una vez escuché a Indurain decir que había perdido muchas más carreras de las que había ganado.

    ResponderEliminar