25 de abril de 2016

CRÓNICA III CHALLENGE DEL CORREDOR DEL HENARES- PRIMERA PRUEBA AJALVIR

Tras muchas dudas decidí apuntarme, a última hora, a esta prueba de dos días en Madrid, aunque el precio era más caro que ir a dos pruebas por separado, supongo que sería por el refresco que dieron el último día... 

Al ser por la tarde se acumulaban los nervios antes de la salida, más si cuando al llegar llueve como si fuera el fin del mundo. (Para una vez que voy pronto no caliento bien por no mojarme...) Por suerte la tormenta primaveral descargó antes de la carrera y prácticamente se rodó en seco y por carreteras en buen estado. Sin apenas neutralizada el grupo empieza a escopetear gente antes de llegar a la primera subida, aun muy en frío se afronta la subida de Daganzo a Cobeña, en la parte más dura, mantengo el tipo adelantando gente pero cuando miro a lo lejos veo unas manchas negras (Orquines) escaparse y sé que la cosa se va a tensar pronto. Cuando corono estoy a punto de explotar y noto como el aire se vuelve un muro de piedra, lo doy todo en la bajada y por suerte en la rotonda antes de la siguiente subida la gente se separa por dentro y por fuera, y yo la tomo por el lado corto entrando más protegido en el grupo consiguiendo coronar ese segundo repecho con algo de colchón. Bajada, llano y parón.


Foto cogida de la web del G.D. Orquín



Por fin. Estoy dentro del grupo, veo compañeros, tomo referencias, se comenta sobre la fuga, algunas quejas de los que tomaron la rotonda por fuera y por fin veo como las pulsaciones bajan y se rueda cómodo. El llano se pasa rápido entre rotondas y estirones, en algunas me veo fuera y tengo que tomarlas por la izquierda e incorporarme entre los coches parados, esto ya no es culpa nuestra, se oyen voces, quejas y así empezamos la subida a Paracuellos (menuda trampa). Gracias a mi amigo Rubén del TFC que me ha ido explicando y avisando de lo que venía entro (más o menos) bien colocado, regulando (jajaja) y en las últimas curvas la cosa se abre mucho, aprieto a tope y sigo sufriendo el falso llano para entrar en un grupo pequeño que parece cabecero. Cuando empieza la bajada estoy a punto de cortarme y con la soga al cuello cuando empieza a entrar gente de atrás y cojo aire. Pasamos por meta, me entero que van delante un grupo de unos 15 selectos intentando cazar a los Orquin y a un Esteve.

La segunda vuelta es una repetición de la primera pero un poco más tranquila salvo por los despistes y los látigos en las rotondas y que se pone a llover al final. Me comentan unos compañeros que se van a quedar en esta vuelta y al principio mi corazón me dice que ni de coña, pero poco a poco mi cabeza y mis piernas toman el mando y en el paso por Ajalvir me suelto sin pena ni gloria. Por si acaso nos cae una tormenta y pensando en la carrera de mañana decido que es lo mejor, aunque hubiera podido (quien sabe) acabar, el trabajo ya estaba hecho y me detengo satisfecho. Poco a poco.


video

Aquí tenéis la clasificación oficial, los datos de Strava por si queréis ver los segmentos y como se subió y el vídeo de la llegada. Da que pensar ¿exibición o chorreo? como dirían los futboleros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario